la satisfacción en la escuela

Sobre la satisfacción en la escuela

Hace unos días un muchacho se sentó en mi oficina a hablarme de la escuela democrática…de lo que sentía por sus profesores, de lo que significaba equivocarse, de cuánto había sentido la condena por el error. También me dijo que cuando conocía bien a un profesor lo inspiraba, que de un año a otro sentía de nuevo motivación y que venía contento al colegio. Me sentí bien conversando con él. Sentí que no pasaba el tiempo y que cada vez que le daba una segunda oportunidad a uno de mis chicos la respuesta era siempre el doble, siempre provechosa  y positiva.

Los adolescentes tienen eso, una capacidad para hacernos bien que es infinita. En realidad este trabajo de estar con chicos, de educar, del afán de la escuela tiene eso de disfrutar el día a día. Hoy, además, le entregué por primera vez una muy buena nota a uno de mis alumnos. Sentí la fuerza de la victoria, del gozo.  Sentí que había vencido sus temores de no ser un buen alumno en mi área, de tener las respuestas, por fin, para todo.

El sentimiento de satisfacción en la escuela parece cuento chino. La verdad, esta labor solo cobra sentido cuando tengo días como este. No es mentira cuando me preocupa que no esté contento un chico o una chica en su clase. No es cierto que sea fácil este trabajo. Encontrar el punto o el momento en que se hayan perdonado todos los errores anteriores: “las veces que me desanimaron con las matemáticas, las veces en las que me chancaron con algún comentario, las veces en que no entendí el castigo…” Escogí esto de trabajar en la escuela hace muchos años. Me he equivocado muchas veces…también creo que elegí el colegio de mis hijos porque sabía, en primer lugar, que serían felices y que además aprenderían.

Así lo único que busco cuando lucho porque el menor aprenda o juegue o cuente o se desprenda de sus miedos es un lugar en el que sea feliz. Es una esponjita ahora, es bárbaro cómo retiene y expresa todo. Este ha sido su tercer año en el nido. No le ha resultado muy fácil. No es por falta de interés o falta de motivación. Parece ser porque no se ajusta a un modelo o a un riguroso sistema. Parece ser un niño más libre, lleno de energía. Parece que el cuerpo se le extendiera e invadiera todos los espacios…parece que cuando me dice “mami, mira como corro” y lo hace en círculos interminables lo único que puede salvarlo es mi abrazo y mi risa. Me dice “sonríe mami” y eso es lo único que existe.

Estos días, en que he valorado tanto lo que hago en mi trabajo, en los que he sentido que tiene un valor lo que digo, solo quisiera que para él tengan el mismo color. Nada puede darme más calma que cuando se levanta y me dice que quiere ir a su nido. Últimamente no quiere ir o me pregunta si me quedaré con él o a qué hora vendré o si yo lo llevo o si papá…para mí, su pena me revuelca el espíritu. No quiero caer en proteccionismos absurdos. No es lo que pienso sobre mi actitud hacia lo que le ha tocado vivir. Creo que se están equivocando con él, lo seguiré diciendo hasta que logre hacerme entender. Y por último, correremos con el scooter hasta que las fuerzas nos venzan, hasta que ir por unas cocaditas nos salve…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a la satisfacción en la escuela

  1. Ruth dijo:

    Todo parece indicar, que deberías buscarle a Giácomo un jardín de niños con pedagogía Montessori. No es para todos los niños. Pero yo pienso que otras pedagogías convencionales tampoco lo son, y tienen la desventaja de que le quitan al niño las alas, se las doblan hasta que parezcan brazos, porque los niños que vuelan mucho – ¿y cuál no quiere hacerlo?- a veces se encuentran con los profesores equivocados, los sistemas equivocados, esas extensiones perversas del statu quo que quieren convertirlos en uno más de la serie, una ovejita muda en el rebaño. Si tu niño no es feliz..es que no está en el lugar correcto…Y si no es Montessori, Waldorf…o algo así. Te mando besos. Voy a Lima en Octubre. Y esta vez sí que tenemos que juntarnos. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s