Una pareja para toda la vida

Cómo sabes cuándo encuentras al par que te acompañe para siempre y es que siempre, es justo ese tiempo personal para cada uno (como decía el buen Julio Ramón). Lo encuentras en medio de miles. Te estacionas a su lado, respiras lo mismo que él o ella.

Siempre me ha fascinado el amor en la adolescencia. A veces, con miedo, he visto que son capaces de llevarse el mundo a cuestas, de comprometerse para ‘toda la vida’ de proyectarse hasta en el tema de los hijos. He visto muchas parejitas en este trabajo mío. Una vez, un par que me tenía con los pelos en punta… ‘no vaya a pasar, no vaya ser’ me hicieron la broma de: “ella y yo tendremos hijos alguna vez y tú los conocerás. Felizmente, aún no pasa (con otros ha pasado) y es que cuando tocamos el tema (ahora cada vez más y con mayor frecuencia) les digo que “es mejor postergar el acto sexual, no porque no estén listos, hace rato que ‘biológicamente’ están listos, sino porque la ‘entrega y compromiso’ que se desarrolla al iniciar la vida sexual con alguien es de una naturaleza compleja.”

Entiendo que es difícil para los chicos y las chicas. Cuando el tema de prevención salta, la pregunta que siempre les he hecho es: ¿No saben sobre métodos anticonceptivos? ¿Es muy vergonzoso lo de comprar un condón o pedir una cita (a escondidas) con el ginecólogo o la ginecóloga? ¿Conversan con sus papás o con sus mamás? Aún en este tiempo, en nuestras casas, el tema está prohibido, da ‘roche’. Puedo contarles que con mis hijos no ha pasado eso y que con el último espero que tampoco pase. Hay que hablarles del placer a los chicos. Muchas de sus decisiones apresuradas, de los embarazos no deseados tienen que ver con lo ‘agradable del contacto, con la ternura, con lo corporal y todas las sustancias que se activan en el cuerpo humano’. ¿Cómo resistirse? ¿Cómo asumir responsablemente nuestra vida sexual? ¿Cómo en medio de una enorme difusión por un sexo ‘ligero’ y casual a través de TODOS los medios? Trabajo de todos los días. Eso es. Hablar de lo que les pasa a cada momento, en la menor oportunidad que tengas.

A mí me fascina hablar con adolescentes. Es cierto, me dedico a eso, no tengo dificultades para hacerlo y no es justo decir que todos lo deben hacer. Fueron mis hijos los que me enseñaron a hablar con ellos o fueron mis alumnos y alumnas los que me motivaron a seguir en ese sentido. Estar al día con lo que ven o escuchan o miran por internet. Conversar sobre la chica o el chico que les gusta, hablar sobre lo que pasó en la última salida, mirar el FB o el blog que alguno de ellos haya compartido contigo. Estar al día. Ese es el mejor consejo o la mejor lección aprendida.

La idea no era esto de ‘compartir’ qué hacer con el sexo o con tanto amor en la adolescencia. Era pensar en lo de ¿Cómo es la pareja para toda la vida? Justo es un tema peliagudo en lo último que he leído o que he estado escuchando. Uno se queda con quien ama para toda la vida, no porque los desafueros de la pasión sean un continuo o porque lo ‘sexy’ sea una constante. Uno ama para toda la vida a alguien que ‘aprecia’ que le ‘gusta’ como es, que habla bien de él o ella. Eso es muy cierto. Yo todavía espero que el amor que tengo al lado sea para toda la vida y mis temores son varios-enormes a veces, cuando miro el tiempo de una manera  particular-, además. Creo que justamente la persona que tengo al lado me gustó porque era muy distinto, primero y porque sabía decir lo que pensaba de una forma ‘increíble’ para mí. Esto de ‘apreciar’ al otro es fundamental. Hay una cuota de ‘buen humor’, que es primordial, además. No debe estar ausente en nuestras relaciones amorosas. El amor también viene con la risa. Por eso, sufro cuando los menores que tengo cerca se angustian o sufren porque la persona que aman no es feliz o su tristeza es mayor que su disposición para la ternura o la risa.

Admiré siempre la forma en que mis papás hacían todo de la mano o juntos. Por un tiempo, creí que esa era la pista. Después he llegado a comprender que en la época en que ellos vivieron eso era fundamental. Ahora pienso todo lo contrario. Creo que el amor crece más, cuanto más espacio se den los que se aman. No creo, ojo, que se dispare cada uno por su lado, sino que tengan sus espacios-el del trabajo, el de los amigos- y que lo que los congregue sea fundamentalmente la necesidad de hablarse o verse, justo antes de dormir o justo para comer algo o para ver una película. Esa ‘necesidad’ de leerse con la mirada, de cuidarse con algún detalle, de hablarse amorosamente.

Hasta hoy conozco parejas que tienen ‘miles de años’ juntos en los que cada uno tiene una forma de agradar al otro. El desayuno que cada mañana le dejas servido o el jugo que le llevas a la cama. Esta última parte también es cierta. El amor está lleno de detalles, de gestos minúsculos y que a la larga son importantes para esto de apreciar o amar al otro. Yo no espero muchos detalles, me gustan las sorpresas, lo inesperado. Hay mujeres que no, que están preparadas para que en cada momento ‘clave’ haya una manifestación o aparezca la correspondencia. No las critico, sé que soy diferente.  De repente sea por lo leído, o lo visto en el cine (gran alimento del alma también). No lo sé. Lo cierto es que mi vida da giros todo el tiempo. Se mueve de un lado a otro. Me lleno con la ternura de mis hijos también, no solo con la ternura del amor.

Solo espero que el amor de mi vida esté siempre en ese lugar que me gusta, que diga lo que mejor me haga sentir, que haga de ese instante el más rico. Espero sí, escuchar una canción a su lado, oír su voz todo el tiempo y cerrar los ojos para dormir. También espero que quiera mi mano junto a la de él y que mis cuentos lo entretengan hasta el final.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s