La tabla con la que enfrentas al mar

“Tu tabla”-la llamaste

Érase un niño que admiraba al mar.

Este niño corría siempre al borde.

Hundía los pies en la arena húmeda.

Buscaba con uno de sus dedos los pequeños crustáceos de siempre.

Los muimuys pican-decía-y los cogía curioso, arrodillado en la orilla.

Un día, porque siempre pasa en un día, cogió su tabla.

Había pasado el verano entero:

Se puso la tabla a la altura del cuello

(No era el mejor lugar)

Esas primeras veces, la tabla le caía encima o le raspaba la nariz.

Poco a poco, la fue colocando a la altura del pecho.

Intrépido

Rápido

Temerario

Subió una y otra vez las olas que se forman cerca de la orilla.

Intrépido

Temerario

Nos dijo: las vencí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s