Un nuevo año escolar

He pensado varios días sobre esto. Los niños, los chicos y las chicas empezaron el nuevo año escolar. Muy acalorados, con los rostros rojitos, con el sudor eterno que rodea las cabezas. ¿Por qué a mí esta sensación de tensión en el estómago no se me desaparece? Pasa lo mismo todos los años. Mirar las caras ‘nuevas’ o entrar a dictar la ‘primera’ clase suele acogotarme los nervios y entrar en tensión.
Mi pequeño comienza la primaria mientras su hermana busca trabajo. Hay mucho por hacer todavía. El caño de la cocina hay que cambiarlo, hay que comprar lo necesario para la casa, hacer el mercado los lunes y luego pensar en la lonchera cada día. Hay que ver qué le queda del viejo uniforme y comprar algo para el nuevo año…ya la mochila y la lonchera grande fueron compradas. Todo es organización.
De todas maneras esto se iba a tratar de un nuevo año, de mis angustias, de hacia dónde me estoy dirigiendo, de lo que ha cambiado mi cuerpo y cómo eso me abruma. Ahora me siento barrigona y no tengo la fuerza necesaria para hacer el ejercicio que necesito. Ahora que comienza un nuevo año, que regreso al colegio con lo visto en otras latitudes, que estamos listos digo, que hacemos todo porque estén listos, me siento a respirar. Parece que hubiera empezado con una viada muy intensa desde enero y que no me hubiera sentado a mirar. Ahora miro. Miro los ojos de mi pequeño cuando me pregunta a qué hora vuelvo, miro los ojos de mi hijo mayor cuando me cuenta de lo último que cocinó y de que el último ‘abstract’ irá dirigido a Londres, miro tiernamente los ojos de mi chica cuando cuenta del último detalle del día de grabación.
Pienso que los años han pasado por alguna razón. Estos años de tanto ajetreo, de ver crecer al pequeño, de ver terminar los primeros estudios de la segunda. Siento que ella vivirá estudiando o seguirá perfeccionando un arte demasiado sensible a los ojos como la fotografía. He soñado qué hacer para ayudarla un poco más, he pensado qué más puede hacer ella, he circulado su CV , aunque por esta época, y ´por lo que vivimos como país, aún no ha tenido mucho éxito.
Son meses fofos estos del comienzo de año, un año de elecciones presidenciales, en un país como el nuestro. Un año de incertidumbre con tanto por pensar y decidir. Son meses fofos y bobos. Solo el sol permanece inamovible, porque además nos ha tocado una temporada de un calor agobiante y signos de El Niño hasta, por lo menos, junio.
Entonces, el nuevo año apareció entre mis dedos preguntándome cuánto más hay que hacer para poder respirar más tranquila. Cuánto ayudar al pequeño, cuánto de esta toma de conciencia, de este conectarlo con sus sensaciones, cuánto de hacer que se mueva y cante, que se sienta exitoso, eso justo es lo que pensaba., que se sienta exitoso. Ese es el quid del año, es la cuota que todos necesitan: sentir que los pequeños triunfos los alcanzaron. Levantarse por la mañana y coger el cubierto correctamente. Desayunar sin protestas y vestirse rápido porque llegamos tarde y no hay nada como no querer llegar tarde porque me perderé a mis amigos. El año ha comenzado, el primer mes de clases nos ha dejado ya. Estamos atravesando el segundo mes y el calor aún nos sobrepasa.
Y el país se desmorona, pasa por uno de sus peores momentos o de los peores momentos que yo recuerde. Tanta impunidad, tanto desmemoriado asusta. Hago todo porque los que estén cerca aprendan, crezcan y lean. No es un país fácil, su gente tampoco lo es. Igual es un país que merece mejores gobernantes, mejores autoridades y que merece, entenderse, conectarse, conocerse. Difícil, ahí vamos (como decía Cerati).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s