Hace un mes

Lima era lo mismo, nosotros regresábamos de Pachacamac. Habíamos estado acompañando unas sesiones de fotos. Esa mañana, solo quería poder respirar. Los días de esa semana no los olvidaré en lo que viva. Vi la desesperanza en mis hijos, el derrumbe, el miedo y el dolor. Todo junto de manera violenta. En ese trance, solo rezaba por ti, quería que siguiéramos rezando y que acabara ese tormento para ti y para todos. Esto último, ahora entiendo, fue lo que te hizo descansar y decirnos, ‘suéltenme’.

Hoy estoy segura que nos atamos a los seres que amamos. Esa mañana volví a recordar la calurosa mañana de marzo en la que dejamos partir a nuestro papá. Esa mañana recordé cuánto  y cuántas veces me dijiste, ‘calma, todo pasará, mira a tal, mira cómo terminó el colegio…’ cuántas y de tantas formas… hoy he mirado los girasoles que compré para despedirnos del año, hoy me he detenido a conversar con mi chico, a ‘anticiparle’ todo: “bajamos al parque, si se ponen pesados los chicos, nos volvemos, no está Claudio, Valeria está ocupada con unas niñas, piensa, cuánto quieres quedarte”-“solo un ratito mamá”…y así fue, y nos bañamos, y curamos la tos, y jugaste con tu hermana y su novio pókemon, y te sentiste bien, enormemente bien.

Hoy, hace un mes que nos dejaste y como huerfanitos ante tu ausencia, deambulamos recogiendo flores. Hoy, también he pensado, cuánto tendré que aprender sin ti. Cuánto sobre lo que me dirías en esa o en tal situación, cuánto de tu entusiasmo lo tengo que encontrar en mí, cuánto de tu orden y fascinación por el excel, cuánto amiga y hermana. Cuánto cuidar de mi otra hermana, cuidar de mis hermanas mayores, de mi mamá, de mi hermano mayor. Cuánto sin desfallecer en los miles de intentos en los que conversábamos sobre el amor, y los caminos que encontraba para darse y aparecerse en mi vida.

Hoy, que rece con Giacomo, le pediré que miremos la luna y que Venus, la más brillante esta noche, te esté acompañando. Le diré que estarás cantando, que mañana rezaremos por tus hijas, por tus papás y hermana. Le diré que él es el niño ‘más bueno del mundo’, ‘el que tiene un corazón que le ocupa todo el pecho’, le diré que mañana que cantemos, lo haremos por ti y por nosotros…para tenerte presente.

Otra vez va a ser hoy, y otra vez se me mojará la cara de tanto llanto.

Otra vez será hoy y sentiré tu abrazo mañanero,

Qué bendición haberte tenido cerca,

Qué bendición.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Hace un mes

  1. Vale dijo:

    Cuando la extraño vengo a leerte 🙂
    Te quiero mucho Chichi, gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s