Tus veinticinco

Un día, porque siempre habrá ‘un día’ en los cuentos, yo dejaré que te marches y respiraré profundamente mientras te vea partir. Trataré de no ahogar mi llanto (lo prometo) y es que has vivido tanto.

A tu edad, yo era una muchacha que empezaba muy temprano con sus tareas caseras. A tu edad, yo te tuve y fui inmensamente feliz. Te lo he dicho mil veces veinticinco: fue fácil tenerte. Tanto que me deslumbraba con mirarte de madrugada y de tarde. Cuando volví a trabajar ese año (que fue para las últimas dos semanas), no lograba concentrarme. Estaba en mis clases, y me acordaba de tu olor, de tus manitos.

A tu edad, sabía mucho menos que tú de este mundo y más, conocía muy poco.

Debo recordar que siempre colaboraste con todo. Fuiste una niña activa, fuerte, intrépida y alegre. Nunca te opusiste a nada, más bien, inventabas actividades para ambas. Dentro de lo curioso que fue criarte, me apasionaba tu relación con las palabras.

Muchas veces tus frases interminables me hicieron reír. “Madalenaquiejumbrotunoche” fue una de esas que yo anoté y sobre la que te hice un poema. Hoy lo buscaré y te lo volveré a imprimir para que lo guardes contigo. Hoy, además, celebraremos, como lo hemos hecho siempre, porque las fiestas, las reuniones, las salidas, han ido de la mano contigo, porque la broma ha sido que debías ser algo polaca, porque podían ser siete días intensos para ti. No importa. Esta vez, celebraremos tus planes, tu risa, tus sueños. Y entonces, cuando para mí sea oportuno, te abrazaré tiernamente, en silencio, para quedarme contigo adonde vayas. Nadie me dirá que no estaré por donde camines en este nuevo año, nadie me podrá preguntar si te extraño, porque estaré en medio de tu corazón para siempre…y claro, si me dan las fuerzas, cruzaré el mar inmenso por reírme contigo una vez más.

V e i n t e   y   c i n c o

Veinticinco (una hora más del día), una madrugada friecita

Veinticinco minutos y un poquito más (que fue lo que demoraste en dejarme)

Veinticinco esta vez, este año, esta luna

Darás la vuelta al sol (tu compañero) y serán rápidos los otros veinticinco

Luego, nos encontraremos de nuevo

Como al inicio, como el primer día

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s