Barcelona

¡Cómo son de extrañas estas horas mi amor!

Hoy que no tengo el olor de tu cabello cerca, que no toco tus manitas chiquitas y no nos echamos un poco de crema para suavizar las asperezas. Hoy que uso un vestido tuyo, uno de ‘bruja’ que no te gustó mucho y que a mí me recuerda tu risa y por eso lo llevo puesto. Hoy que veo una foto de tu cabeza apoyada a un lente, todo tu cuerpo dispuesto a ver a través de la cámara, con una chompa azul inmensa y tu cuello blanco, casi rosado y limpio. No dejo de mirar la foto, de entretenerme con el color de tus rizos, de pensar que tu desayuno haya estado bueno, que tu estómago esté bien, que tu piel siga sana y que duermas como siempre, acurrucada, dispuesta.

¡Cómo son estas horas de largas!

Sueño con volar a tu lado un ratito, para llenarte de besos y ver si tu ropa está limpia. Sueño con tenerte en los brazos un ratito y mecerte como si fueras, la bebé dulce, que me regaló esta vida.

Me despierta la hora, el trajín, la tarea.

Me despierta pensar en tu trabajo también, en sabernos hacendosas y productivas. Siempre tendrás trabajo, mi niña, siempre. Ya no me preocupa qué va a ser de ti, no me preocupa porque veo en ti la lucha constante, la laboriosidad necesaria para seguir en batalla. Me despierta, el goce.

Sé del goce por ti, porque disfrutas lo que haces, porque sabes que disfruto (a pesar de los reniegos) de mis charlas con los alumnos y alumnas. Sé del goce por ti, por tu risa y por tus historias…solo tu voz me despierta a estas horas largas. Solo tu voz y los recuerdos de nuestras charlas. Hace mucho que no logramos vernos por esa cámara pequeñita de estos celulares, hace varias noches que mi cuello se levanta torcido y rígido y respiro, me estiro y practico un poco de yoga para aliviar, para sanar.

Solo el goce me llevará a tu lado. Solo saberte bien y contenta. Caminar contigo, comprarnos uno de esos churros que mostraste en una foto o ir a una de las ferias juntas y ver, ver y ver y escucharte relatar la vida cómo solo tú lo haces. Además, está el contarte de Leita (como tú le dices y yo aprendí a usar), contarte que maneja mejor sus tiempos, camina mucho y hace sus excretas casi todos los días fuera. Contarte de cómo nos queremos y cómo me acompaña. Decirte que mira desde la puerta tu cuarto e intenta recordar (imagino yo). Que cuando escucha tu voz se da vueltas emocionada o busca dónde encontrarte. Decirte que su piel está bien y que cumplimos con las anotaciones en el calendario.

Me despierta la hora, el trajín y la tarea (lo sabes).

Me despierta pensar en Barcelona, tu nuevo territorio, tu goce ahora. Pensarte cada día y detener un poquito el tiempo en mi corazón para alcanzarte.

Que sea buena esta tarde, y la noche mejor.

Largas horas hasta encontrarnos mi amor.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s